junio 9, 2021

Proyecto ganador del Water Innovation Prize que entrega el MIT es otorgado a alumno de Doctorado en Ciencias Ambientales

noticia

 

 

 

 

 

 

 

 

A través de un proyecto que aborda la gestión inteligente del riesgo ante eventos de contaminación costera, el alumno del Programa de Doctorado en Ciencias Ambientales de nuestra facultad, Enzo García, forma de una iniciativa nacional ganadora de la última versión del Water Innovation Prize, reconocimiento que cada año entrega el Massachusetts Institute of Technology (MIT).

Se trata del proyecto Bloom Alert, innovación tecnológica que consiste en un sistema de monitoreo oceanográfico en línea, que permite a operadores de planta adelantarse a eventos de contaminación. “Se pueden evitar así pérdidas de producción y además cuidar la seguridad hídrica de miles de usuarios finales. De este modo potenciamos el rol de la industria desaladora como una solución viable a la crisis hídrica global”, explicó el ecólogo marino y alumno de nuestro Doctorado, Enzo García, quien integra el equipo junto al ingeniero en recursos naturales, Tomás Acuña.

La adjudicación de este premio significa un logro relevante, entre otras razones, debido a que el equipo que integra García es el único representante de Latinoamérica en el certamen, que durante seis meses se midió con más de 60 equipos internacionales. Durante el período recibieron mentorías de líderes de la industria del agua, que permitieron robustecer el modelo de negocio y solución tecnológica.

 

bdacfc9d-af5c-4aef-9193-1a5637267472

La iniciativa permite a operadores de plantas desaladoras adelantarse a eventos de contaminación.

 

GESTIÓN DEL RIESGO

En lo específico, la plataforma Bloom Alert, creada en 2018, ofrece a las plantas desaladoras un sistema inteligente para la gestión del riesgo oceanográfico, a través de información elaborada a partir de distintas misiones satelitales de la NASA y de la Agencia Espacial Europea.

Estos datos, permiten detectar con antelación eventos de contaminación costera que podrían amenazar la producción de agua desalada, tales como derrames de petróleo, descarga de aguas residuales o incluso la irrupción de marea roja.

En ese contexto García aseguró que la conveniencia de aplicar este innovador emprendimiento en la industria hídrica radica -en términos económicos-, “en que en todo el mundo, más de 60 millones de metros cúbicos diarios de agua desalada, son producidos mediante la técnica de ósmosis inversa de agua de mar. Lo anterior, a un coste medio de 0,5 dólares por metro cúbico; lo que representa una inversión global de más de 10,9 mil millones de dólares al año, susceptibles de aumentar sus costos hasta en 30% debido a eventos oceanográficos nocivos”.

El sistema de monitoreo oceanográfico en línea permite reaccionar más oportunamente a posibles eventos de contaminación en el mar.

 

En relación al apoyo brindado por el programa o las herramientas adquiridas que pudieron aportar en la labor, García contó que la idea del proyecto “se concreta durante mi periodo de estancia como estudiante del Doctorado, lo que me permitió acceder a una red de investigadores que me ayudó a potenciar con su entorno la discusión científica, y además fortalecer aquellos aspectos teóricos que subyacen detrás del desarrollo tecnológico”.

En relación agregó que tener la oportunidad de comparar su trabajo en medio de un ambiente tan exigente junto a otros proyectos, les permitió valorar el desarrollo nacional en ese ámbito, en el que también contaron con una red de apoyo de distintos investigadores y organismos: “Dentro de los profesionales a los que he podido acceder están el grupo de investigadores del Crhiam y toda su línea de sustentabilidad hídrica, que igual han sido una fuente de inspiración a la hora de establecer objetivos y valores, que determinan el norte que toma el desarrollo tecnológico (…) En relación a la experiencia en el concurso, lo interesante es que el haber podido medirnos como solución en un entorno tan competitivo, que reúne a lo más selecto de los proyectos de innovación para la industria del agua, nos refuerza la idea que como emprendimiento nacional podemos impactar de manera importante la sustentabilidad hídrica global”.

 

 

 

Ir Arriba