mayo 28, 2021

Doctorado en Ciencias Ambientales cuenta con nuevas graduadas en modalidad virtual

noticia

 

 

 

 

 

 

 

 

Con un total de cinco nuevas graduadas, que durante la pandemia concluyeron sus estudios doctorales en modalidad virtual, cuenta en su último periodo académico el Programa de Doctorado en Ciencias Ambientales con mención en Sistemas Acuáticos Continentales, que imparte desde hace más de 30 años la Facultad de Ciencias Ambientales en coordinación el Centro Eula de la Universidad de Concepción (UdeC).

Se trata de las doctoras Katherine Brintrup, Lien Rodríguez, Nancy Arriagada, Natalia Sandoval y Anaysa Elgueta, profesionales de diversas áreas y distintas nacionalidades, que en diferentes períodos terminaron sus estudios correspondientes al año académico 2020.

sdf

Fueron distintos proyectos presentados en formato virtual, atendiendo las condiciones sanitarias actuales.

 

El Programa, de carácter científico interdisciplinario, busca entregar capacidades para la investigación básica y aplicada de las ciencias ambientales, enfocadas en la conservación de ecosistemas acuáticos continentales, cambios globales y sociedad, además de la calidad y contaminación del agua. Una formación que permita a los profesionales enfrentar problemas ambientales complejos relacionados con impactos locales y globales asociados a los diversos usos de los ecosistemas acuáticos.

 

TESIS ON LINE

Para Katherine Bintrup, ingeniera en medio ambiente de la Universidad de Los Lagos y que actualmente se desempeña como académica y profesora guía tesista en la Universidad Andrés Bello, “esta experiencia me demostró que se trata de uno de los mejores doctorados en ciencias ambientales a nivel latinoamericano, con académicos súper comprometidos y de gran nivel. Tuve la fortuna de hacerlo casi todo presencial y solamente mi defensa fue on line. Fue un poco complejo, pero estuvo todo bien organizado así es que me sentí muy apoyada en todo momento”.

ad

Las alumnas Natalia Sandoval y Anaysa Elgueta.

 

Coincidió con esa valoración la ingeniera informática de la Universidad Central de Cuba, Lien Rodríguez, quien destacó que “a pesar de no contar con una formación centrada en la biología, la malla curricular me permitió desarrollarme muy bien en todos los aspectos, y me pude graduar en los 4 años cumpliendo los tiempos establecidos”. La profesional, que actualmente se desempeña como investigadora en un proyecto Fondef sobre carbones activados para descontaminación de agua, que desarrollan las facultades de Ingeniería, Química y Ciencias Ambientales, añadió que “el colectivo de profesores estuvo siempre entregando la mejor disposición para ayudar y eso permitió que todo fluyera correctamente, por lo que no tuvimos mayores inconvenientes para resolver nuestras necesidades”.

Para Natalia Sandoval, bióloga de la UdeC que trabaja como jefa de proyectos del Centro de Ecología Aplicada abordando la gestión ambiental de iniciativas asociadas a la minería, hidroeléctrica o conservación, su paso por el doctorado “fue un desafío de vida, porque me ayudó con herramientas para orientar mejor mi investigación, así que después de todo este tiempo considero que fue una buena elección”. Agregó que el hecho de haber tenido que hacer la defensa de tesis de manera virtual no significó un problema, ya que siempre hubo coordinación y apoyo por parte de los profesores. “Además permitió que otras personas pudieran asistir a la defensa de tesis y eso fue positivo”, sostuvo.

SFA

Las estudiantes Katherine Bintrup y Lien Rodríguez.

 

Otra de las graduadas y que también se desempeña como jefa de proyectos del Centro de Ecología Aplicada, Anaysa Elgueta, sostuvo que el doctorado “fue un gran paso mi desarrollo profesional, aprendí muchísimo, tanto la actitud como también el desempeño -tanto de los profesores como también los alumnos- nos permitieron generar este desarrollo profesional, porque del pregrado al doctorado hay un salto bastante importante”. Añadió que junto a ello el tener que trabajar junto a una base diversa de alumnos, desde lo profesional a lo cultural, le permitió mejorar también en lo personal: “Tomarme ciertas cosas desde un plan más racional y considerando que la interdisciplina es clave en esta generación de procesos, también ayudó mucho el trabajo en equipo”, afirmó.

Asimismo, Nancy Arriagada, bióloga marina de la Universidad Católica de la Santísima Concepción y que actualmente realiza su postdoctorado en el Centro Crhiam, el doctorado “fue una experiencia muy positiva, destaco la disposición y la cercanía de los profesores, ya que en general ese apoyo es importante para desarrollar las actividades que en el fondo permiten formarnos como profesionales. En mi caso entré con una malla que fue modificada durante mi permanencia, y ahora tiene todos los elementos necesarios”. Además valoró el diseño del programa, “estructurado de tal manera que permite trabajar en conjunto con personas de diferentes culturas y profesiones, y eso facilita la transversalidad y la integración y la multidisciplina”.

 

Ir Arriba